Delito de Estafa Inmobiliaria con indemnización por daños y perjuicios

Delito de Estafa Inmobiliaria con indemnización por daños y perjuicios

Delito de Estafa Inmobiliaria con indemnización por daños y perjuicios

Todos pensaban que el delito estaba prescrito. Pero conseguí convencer al juez. Al final mi clienta recibió el reembolso del dinero pagado por la plaza de parking y una indemnización por los perjuicios ocasionados. La clave estaba en defender que un delito, en este caso la estafa inmobiliaria, puede ser básico o agravado.

El Código Penal establece unos casos en los que considera que unas estafas son más graves que otras, como por ejemplo la que ha efectuado un profesional del gremio, en este caso un agente de la propiedad inmobiliaria (API) que tiene más facilidad para engañar a una persona. No es lo mismo comprar una cosa a un particular que te puede estar estafando, que comprarlo a una agencia inmobiliaria en la cual depositas un grado alto de confianza y no esperas que vayan a estafarte.

EL DELITO DE ESTAFA PUEDE QUEDAR IMPUNE. ¿CUÁNDO PRESCRIBE UN DELITO?

Así es, todos hemos escuchado que hay delitos que, si no se denuncian en un plazo de tiempo, ya no pueden ser enjuiciados. En ese caso el culpable puede quedar sin castigo.

El artículo 131 del Código Penal establece 5 plazos para los delitos:

  • un año para los delitos leves
  • cinco, diez, quince y veinte años para el resto de delitos


El plazo de prescripción que se aplique a cada delito dependerá de la gravedad de éste y concretamente de la pena que le pertoque. Pero tal como hemos dicho, un mismo delito puede tener distintas penas.

Cuando la clienta me explicó los hechos, lo primero que pensé es que el delito de estafa en sí, ya estaba prescrito. Por lo cual, en principio, nada podía hacerse. Pero, si algo me caracteriza es que soy absolutamente tozuda y no puedo dejar que un cliente se quede sin su oportunidad sin intentar hasta la última posibilidad que esté en mi mano.

ESTRATEGIA JURÍDICA CONTRA UN DELITO DE ESTAFA

Me pregunté si el delito era una estafa básica o si había algún elemento o circunstancia que pudiera convertirlo en agravado.

Vamos a ver la ESTAFA BÁSICA según el Artículo 248 del Código Penal:

  • Utilizar, con ánimo de lucro, engaño bastante para producir error en otro, induciéndolo a realizar un acto de disposición en perjuicio propio o ajeno. Todo ello ya sea por medios tradicionales o informáticos.

Para la estafa básica la pena es de pena de 6 meses a 3 años, con lo cual el plazo de prescripción sería de 5 años. Si el importe de lo estafado no excede de 400 euros la pena será de multa de 1 a 3 meses, lo cual sería la modalidad de delito leve que tendría una prescripcion de 1 año.

En cuanto a las ESTAFAS AGRAVADAS, recogidas en el artículo 250 son las que se cometen en circunstancias especiales y por ese motivo se les da una pena más alta, concretamente prisión de 1 a 6 años y multa de 6 a 12 meses. Podemos enumerar las siguientes:

  • Que se cometa sobre cosas de primera necesidad como viviendas u otros.
  • Que se realice falsificando la firma de otro.
  • Se cometa sobre bienes de patrimonio artístico, histórico, cultural o científico.
  • Causen un grave perjuicio a la situación económica de la víctima o de su familia.
  • El valor de lo estafado supere los 50.000 Euros.
  • Se cometa aprovechándose de las relaciones personales o de la credibilidad profesional.
  • Se cometa dentro del marco de un procedimiento judicial.
  • Cuando el culpable haya sido condenado anteriormente al menos en 3 ocasiones por delitos de índole patrimonial. Sin tener en cuenta antecedentes cancelables. Es decir, si los delitos se cometieron hace más de 2 años, no contarían.

En cuanto a estas circunstancias, existe una mayor agravante para el caso de que concurran más de 1 supuesto de los enumerados anteriormente, en este caso la pena sería de prisión de 4 a 8 años y multa de 12 a 24 meses.

PRESCRIPCIÓN DEL DELITO DE ESTAFA CON AGRAVANTES

Recapitulando, nos quedamos con que hay 5 plazos de prescripción:

  • un año para los delitos leves
  • cinco, diez, quince y veinte años para el resto de delitos

Concretamente, centrándonos en la segunda línea y volviendo al artículo 131 del Código Penal, los delitos que prescriben a los 20 años cuando la pena máxima señalada sea de 15 o más años de prisión. A los 15 años son los que llevan una pena de prisión de más de 10 y menos de 15 años. Los delitos prescriben a los 10 años cuando llevan una pena máxima señalada de prisión de más de 5 años y que no exceda de 10. Prescriben a los 5 años los demás delitos excepto los delitos leves y los de injurias y calumnias, que prescriben al cabo de 1 año.

Por lo tanto, si conseguía demostrar que el delito de estafa se había cometido de una forma agravada, lo cual se llama “el delito en concreto”, en lugar de tener en cuenta que se había cometido de forma básica, lo cual se llama “el delito en abstracto”, podría conseguir que considerasen que prescribía a los 10 años en lugar de a los 5 años, puesto que la pena máxima señalada para el tipo básico es de 3 años y en los casos agravados la pena máxima señalada es de 6 años e incluso puede llegar a los 8 años. Nos encontraríamos en el caso de prescripción de los 10 años.

El delito fue cometido hacía más de 5 años así que necesitaba, a toda costa, demostrar que se había cometido de forma agravada. Y no solo eso, sino entender que la prescripción debe asentarse sobre el delito “en concreto” y no “en abstracto”.

¿CÓMO LO HICE? EL ESCRITO

Mi decepción era máxima cuando empecé a encontrarme con jurisprudencia que solo decía que, para la prescripción del delito había que tener en cuenta el delito “en abstracto”.

Pero una vez más, mi terquedad me impedía dejar a mi clienta sin la posibilidad de denunciar la estafa que habían cometido y quería conseguir que le devolvieran el dinero que había pagado más una indemnización por los daños.

Así que buceé sin descanso por toda la bibliografía jurídica, no solo española sino también italiana y alemana, aunque no fuesen de aplicación. Me daba igual, necesitaba conocer bajo qué argumentos, otras legislaciones defendían mi postura para así poder convencer al juez.

La mayoría de jurisprudencia se inclinaba por considerar que el delito en concreto no se podía tener en cuenta puesto que la calificación jurídica se hace en un momento posterior a la fase de instrucción, con lo cual, en se momento solo sabíamos que había indicios de delito de estafa, pero sin entrar a valorar la modadlidad concreta.

Yo por el contrario, defendía lo que me parecía lógico ya que, la estafa inmobiliaria había sido realizada por un agente inmobiliario en sus funciones, por eso mi clienta había caído en la trampa. Y eso era un dato que no necesitaba mucha interpretación o análisis, bastaba con ver la declaración del agente de la propiedad inmobiliaria, que había reconocido ser interviniente en la compraventa y no solo eso, sino también que constaba su nombre en las escrituras notariales.

EL RESULTADO. LA SENTENCIA.

Todos los que habían intervenido en la estafa, en este caso, la propia inmobiliaria, la empresa propietaria del inmueble y una agencia intermediaria que llevó la gestión de la escritura notarial, defendían que el delito estaba prescrito.

En cambio, el Ministerio Fiscal se opuso a la prescripción y considero válidos mis argumentos. Posteriormente el juez resolvió conforme estaba de acuerdo conmigo y con el Ministerio Fiscal.

Esto supuso que la clienta recuperase el dinero íntegro del bien inmueble que había comprado, así como recibir una indemnización por el sufrimiento ocasionado durante estos años.

Si te encuentras en un caso similar debes saber que puedo ayudarte. CONTACTA CONMIGO enviando un email a marinacanado@icab.cat o llamando al 669 05 41 61.

Puedes encontrar más información sobre Incapacidad Permanente en este enlace. También puedes leer más casos de éxito aquí.

Habilidades

, , , , ,

Publicado el

27 febrero, 2019

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial