MEDIACIÓN PENAL. PERDONAR A LOS ASESINOS DE TU HERMANO GEMELO

Aún estoy en estado de shock

En primer lugar agradecer a los organizadores de las jornadas, en este caso con especial ilusión en Isabel Borrás Molina, que fue compañera mía en el Máster de Mediación y ahora es miembro de la COP de Mediación Penal Juvenil de Tarragona. Qué ilusión me hace vernos a cada una cumpliendo sueños con el paso de los años.

Pues bien, a lo que iba, hoy he asistido a unas jornadas de Mediación Penal en Barcelona, materia que nunca deja de sorprenderme por mucho que en mi jornada laboral se base en enfrentarme a toda serie de atrocidades cometidas por la complejidad del ser humano.

Aproximación a la Mediación Penal

¿Mediación Penal? ¿De veras? ¿Es realmente posible mediar cuando el conflicto ha alcanzado acciones incluidas en el Código Penal? De acuerdo, podemos admitir robos, insultos, amenazas, etcétera. Pero…¿incluso delitos de sangre? ¿Delitos en los cuales la víctima ya no está entre nosotros? La respuesta es tan rocambolesca como afirmativa.

Y además yo soy una acérrima defensora de ello -lo mío me costó hasta que lo comprendí-. Aún recuerdo cuando hice las prácticas del Máster de Mediación con la Mediadora Penal del Palacio de Justicia de la ciudad de Tarragona. Fui testigo de un caso de tentativa de homicidio, en el cual el agresor le asestó incontables puñaladas a la víctima y ambos necesitaban, repito, necesitaban iniciar un proceso de mediación con ánimo de restaurar su situación personal. ¿O acaso creéis que el proceso judicial zanja la cuestión completamente y que cada mochuelo va a su correspondiente olivo -si me permitís la frivolidad-? Pues no señores, tras el proceso judicial se derivan traumas por una parte y posibilidades de reincidencia (y traumas también) para la otra. Y de ahí la necesidad de mediación penal -dicho muy resumidamente-.

Pues bien, me encantaría dar a conocer la maravilla que supone la mediación penal al completo pero eso no cabría en un solo post. Por eso únicamente me limitaré a la figura de “La Víctima Sustitutoria” que es de lo que se ha hablado en la conferencia de hoy.

La Víctima Sustitutoria y su aplicación actual

Son muchos los métodos que se utilizan dentro de la Mediación Penal para conseguir 2 objetivos:

  1. Dar soporte a la víctima y al agresor tras lo ocurrido
  2. Mantener el orden público evitando por un lado que la víctima quede incapacitada para seguir con su vida y evitando por otro lado que el agresor vuelva a reincidir cuando salga de prisión -porque, al fin y al cabo, terminará saliendo, cosa que a veces se nos olvida-

Tres ámbitos de experiencia del método

  1. Cataluña: Tarragona y Barcelona en particular como miembros de los equipos técnicos de menores. Por Isabel Borràs Molina i Josep Cabré Esteban bajo el soporte de Maria Monné.

       2. Bélgica por Katrien Lauwaert como coordinadora del Forum for restorative justice and mediation.

       3. Reino Unido por Nick Dawson como voluntario para la concienciación de las víctimas y colaborador del Consejo de Justicia Restaurativa.

¿Cuándo es útil?

Todos podemos deducir que el término “Víctima sustitutoria” hace referencia a cuando se hace un proceso de mediación sin que la víctima esté presente. Bien porque ha fallecido, porque no quiere participar o porque el mediador cree que no es conveniente.

La mediación es voluntaria. Siempre. Por lo tanto, se tenía que buscar la manera

¿Por qué hacer una mediación sin la víctima?

Hay varias razones. Puede ser porque los familiares lo necesiten, porque el infractor lo necesite, etcétera.

¿Quienes pueden serlo?

Familiares, víctimas de delitos idénticos que pertenecen a asociaciones y quieren participar. Siempre se encuentran de forma espontánea. Nunca son actores ni profesionales. En Bélgica se intentó crear una asociación para tener personas a disposición pero no funcionó.

¿Para qué tipo de delitos y para qué tipo de personas?

Para los delitos más graves, puesto que son los que dejan más huella y necesitan que las personas, tanto víctima como agresor, reciban reparación para poder volver a tener una nueva vida.

Los agresores que más lo necesitan son aquellos que tengas más posibilidades de ser reincidentes y que necesiten trabajar su empatía, necesitan enfrentarse a la víctima, aunque no sea la verdadera, pero necesitan hablarle cara a cara.

¿Cómo es el proceso? ¿La entrevista es de golpe?

No, algunas preparaciones duran hasta un año. En ocasiones se empieza por carta entre agresor y víctima. Y sobretodo en cuanto a la víctima, necesita haber liberado su sentimiento de rabia y necesitan ser conscientes de que este proceso puede sobrecargarles. Nunca tienen que dar más de lo que puedan soportar. Como voluntario tienes que conocer tus límites.

EL HERMANO QUE PERDONÓ A LOS ASESINOS DE SU GEMELO

Nick Dawson tenía un hermano gemelo. Podréis ver lo que estoy relatando en la web del CEFJE a partir del día 29 de noviembre de 2018. Una mañana de domingo la policía llamó a su familia porque un vecino había encontrado el cuerpo de su hermano la noche después de haber salido de fiesta. No ha querido dar detalles de las circunstancias, al parecer desagradables, de su muerte. Los dos culpables fueron detenidos y condenados a cadena perpetua.

Al principio no podía llamarles por sus nombres, únicamente les llamaba monstruos. Suena comprensible. Aún hoy, su cara se desencaja al relatar los sucesos pero dice haber hecho un voto por su hermano y ese voto le ha llevado a hacer un bien por la comunidad, el de convertirse en Víctima Sustitutoria y ayudar a muchas más personas de las que seguramente podría llegar a imaginar.

FASE 1 Mediación Penal personal

En primer lugar tuvo su propio proceso de mediación penal con los dos chicos que asesinaron a su hermano, de los cuales ha conseguido con absoluta valentía pronunciar su nombre ante todos los asistentes a la ponencia de hoy.

“It helped me to lose the victim tag”, “He said sorry”, “I needed to know, to understand”, “I needed forgiveness”, son las palabras que se han quedado grabadas y aún resuenan en mi cabeza.

FASE 2 Voluntario como Víctima Sustitutoria

En segundo lugar se convirtió en voluntario y pudo formar parte de programas que en el Reino Unido duran 6 meses en grupos de aproximadamente 20 agresores de distintos delitos en los que, en palabras textuales de Nick, llegan a producirles un verdadero impacto y evolucionan.

Otro tipo de terapia se llama “The Mirror” y se lleva a cabo desde 2017 y se trata de 5 sesiones en prisión en grupos de entre 6 y 10 participantes en grupos equitativos de víctimas y agresores no relacionadas entre sí en las que se habla de temáticas distintas como duelo, rabia, impulsos, victimización y un largo etcétera.

Lo más destacable es que no hay un patrón, se trata de, en palabras textuales de Katrien “Bring it Back to Basics”, volver al humano que llevamos dentro. Volver a los orígenes. Volver a empezar, o es que, a caso, -y esto que sigue ya son palabras mías- en algún momento ¿un código legal nos tiene que negar el derecho a ello?

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial