INCAPACIDAD PERMANENTE

La incapacidad permanente es aquella situación en la cual una persona, habiendo agotado su periodo de incapacidad temporal, también llamada coloquialmente como baja médica laboral, aún sigue teniendo impedimentos que no le permiten desarrollar la profesión habitual que llevaba a cabo o que incluso lo anulan para cualquier tipo de actividad laboral.

En esos casos, la única posibilidad es solicitar a la Seguridad Social que se reconozca la situación de Incapacidad Permanente y de este modo la persona pase a cobrar una pensión del 50% o del 100% de su base reguladora para poder tener ingresos ya que está impedida para trabajar y no puede obtenerlos por su cuenta.

 

Tipos de Incapacidad Permanente

La Ley Reguladora de La Seguridad Social establece cuatro tipos de Incapacidad Permanente:

  • Parcial
  • Total
  • Absoluta
  • Gran Invalidez

 

Incapacidad Permanente Parcial

La Incapacidad Permanente Parcial es aquella que permite al trabajador seguir desempeñando su trabajo aunque se le reconoce una dificultad superior al 33% y por ello se le abona una indemnización en pago único de 24 mensualidades de su base reguladora.

Incapacidad Permanente Total

La Incapacidad Permanente Total es aquella que reconoce que el trabajador ya no puede llevar a cabo su profesión habitual pero se admite que puede realizar cualquiera distinta. Se convierte en pensionista y se abona mensualidad de un 50% de su base reguladora. Este tipo de incapacidad está sujeta a revisiones periódicas por parte de la Seguridad Social que podrían comportar el fin de su consideración de pensionista, por ello es importante interponer recursos si ello sucede.

Incapacidad Permanente Absoluta

La Incapacidad Permanente Absoluta es aquella que reconoce que el trabajador no puede realizar ninguna actividad laboral y por ello se le reconoce como pensionista una cuantía mensual del 100% de la base reguladora. Tal como sucede con el anterior tipo de incapacidad, éste también puede ser objeto de revisión al cabo del tiempo pudiendo llegar a extinguirse, lo cual también debe recurrirse hasta llegar a los juzgados para poder recuperarla.

Gran Invalidez

La Gran Invalidez se otorga a aquellas personas que, además de estar impedidas para trabajar en algún o en cualquier puesto de trabajo, dependiendo del caso, necesitan ayuda para las actividades más esenciales de la vida diaria y por ello, además de ser pensionistas y percibir cuantías del 50% o 100% de la base reguladora, recibirán también un complemento de entre un 30% y 50% de dicha base reguladora. También puede ser objeto de revisiones por parte de la Seguridad Social que deben recurrirse en caso de no estar de acuerdo.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial